Descargar pdf La peste escarlata en español 2012 gratis

La peste escarlata jack-london
Titulo
La peste escarlata
Autor
Idioma
Castellano / Español
Categoria
Aventura
Paginas
358
ISBN
849241202X
Comentarios
1
Fecha
Etiquetas
aventura, narrativa, ficción, Literatura clásica, apocalíptico
Descargar PDF

Resumen y Descripción

"El ritmo cardíaco se aceleró y la temperatura corporal aumentó. Luego estaba el sarpullido escarlata, que se extendió como un rastro de pólvora por la cara y el cuerpo..." En 2013, una plaga fulminante estalla en las principales ciudades de la Tierra, extendiéndose rápidamente hasta el último rincón habitado. No se conocen antídotos para ello; en cuestión de días, el vano éxodo de los colonos vacía las ciudades, devastadas por saqueos, incendios y violencia. Con el paso del tiempo, unos pocos supervivientes forman pequeñas comunidades mientras que a su alrededor la vegetación salvaje, incontrolada, se ahoga en las áreas previamente cultivadas, y los animales domésticos, con garras y dientes, intentan asegurarse un lugar en el nuevo orden del zoológico. Sesenta años después de la tragedia, el último superviviente de la peste -entonces un joven profesor universitario y ahora un anciano de casi noventa años- intenta al final de su vida transmitir algo de experiencia y sabiduría a sus casi salvajes nietos, evocando un mundo que nadie sabe que ha perdido. La peste escarlata (1912), un clásico memorable sobre la fragilidad de la civilización, inauguró el género de novela catastrófica y dejó su huella en libros tan notables como La tierra permanece (1949) de George R. Stewart y El camino (2006) de Cormac McCarthy. Las ilustraciones realizadas para esta edición por el gran artista argentino Luis Scafati añaden una dimensión onírica a los horrores de ese futuro apocalíptico imaginado por Jack London.

Información sobre el autor y escritor

Jack London

Nacionalidad: Estados Unidos de América Nacido: 1876 Murió: 1916 Jack London (San Francisco, 1876 - Glen Ellen, 1916). Abandonado por su supuesto padre biológico, un astrólogo itinerante, y criado por su madre espiritualista, tomó el apellido de su padre adoptivo, dejó la escuela temprano para escapar de la pobreza y conocer el mundo. De trabajador explotado en una fábrica de conservas, pasó a ser ladrón de ostras, de ahí a alistarse en un barco pesquero que llegó a Japón y, a su regreso, recorrió gran parte de su país como vagabundo. Completó cuatro años de bachillerato en un año y entró en la universidad, pero pronto tuvo que abandonar la escuela por falta de recursos. Se unió a la fiebre del oro en Alaska, de donde regresó enfermo y con experiencias que alimentaron sus primeras historias. Un militante socialista, Jack London, como Herbert Spencer, estaba convencido de la supremacía del más fuerte. "Voy a vivir cien años", anunció una vez, pero sólo vivió cuarenta, en los que escribió cincuenta libros, entre ellos The Call of the Wild (1903), Sea Wolf (1904), White Fang (1906) y Martin Eden (1909), y se convirtió en el escritor estadounidense más exitoso de su época. Libros del Zorro Rojo ha publicado -ilustrado por Enrique Breccia- Koolau el leproso y la antología KnockOut, tres cuentos de boxeo.
Jack London

Criticas y Comentarios, Reseñas

Es una verdad universalmente reconocida que quien va a los clásicos, encontrará en ellos temas, historias, géneros, que muchos lectores creerán que son modernos en su creación o que han sido inventados, como ellos dicen, hace cuatro días... pero no. Todos los temas que en algún momento han preocupado al ser humano, que subyacen a la humanidad misma y a su historia, están encarnados en los clásicos. Todo (o casi todo, por si alguien me dice que exagero) en la literatura fue inventado hace muchos, muchos años. ¿Amor por los clásicos? Toneladas, en abundancia, desde el fondo de mi alma lectora. Porque nunca, nunca, nunca dejan de sorprenderme. Más que muchas novelas contemporáneas que tratan los mismos temas, porque la verdadera originalidad está en los libros y autores de hace 100, 150 o 200 años. Fueron los pioneros, los que crearon mundos de la nada sin ninguna referencia, y el suyo es el mérito de la existencia de ciertos géneros. Y eso pasa con la Peste Escarlata. Aunque bebe del concepto de Poe en La Máscara de la Muerte Roja (de hecho Londres guiñó el ojo a esta obra al principio de la historia), muchos de los aficionados al género apocalíptico y post-apocalíptico contemporáneo, a las historias sobre virus o enfermedades que borran a casi toda la humanidad de la faz de la tierra... se sorprenderían si leyeran lo que Jack London escribió hace más de cien años. Todo, todo lo que hemos visto en otras obras mucho más modernas, ya estaba en La plaga escarlata, porque fue con esta novela que comenzó este género, y todos los subgéneros que han nacido desde entonces succionan de lo que se cuenta en ella. Al principio acompañamos a un anciano y a un niño. Están en camino para encontrarse con otros dos niños que les esperan en la playa. Usan pieles de animales destrozadas en una sola pieza. Llevan arcos, flechas y cuchillos de caza. Caminan por la pista de un camino que ha sido prácticamente devorado por las malas hierbas y la propia naturaleza. Se encuentran con un oso enorme. -Era uno de los grandes, abuelo. - Entonces no había osos. No, señor. Eran tan escasos que para verlos, en jaulas, había que pagar dinero. -¿Qué es el dinero, abuelo? Estamos en San Francisco. El año es 2073. Hace sesenta años, en 2013, la Muerte Escarlata surgió de la nada, una pandemia que se cobró la vida en menos de una hora. Algunos ni siquiera duraron 15 minutos. La población de la ciudad en ese momento era de cuatro millones. Sólo sobrevivieron cuarenta. Uno de ellos, el único que queda vivo, es nuestro viejo protagonista, un joven profesor de literatura inglesa en la época de la epidemia. Estima que sólo hay 300 ó 400 humanos dispersos por todo el mundo. No sabe si serán distribuidos en tribus, como lo son en su pequeña comunidad. No han sido capaces de crear una sociedad avanzada, de crear artilugios que les permitan intentar comunicarse con otras regiones o partes del mundo. Murió gente con el conocimiento para hacerlo. La enfermedad no hacía distinciones ni ofrecía justicia divina. Gente buena cayó y mucha gente mala sobrevivió. Además, hay muchos hombres y pocas mujeres. Han regresado a una era primitiva cuya única misión es la supervivencia y la reproducción para que, en miles de años, puedan repoblar la Tierra. Este anciano fue testigo de la caída de la civilización, paso a paso, desde el comienzo de los primeros casos hasta el caos que siguió, el vandalismo, el asesinato, la ciudad en llamas, la crueldad de los que lucharon por sus vidas, las decisiones extremas pensando sólo en la salvación personal, la desconexión progresiva con el exterior... la parada, casi como la de un corazón que deja de latir, de la sociedad humana. Y de repente, silencio. Con una prosa sencilla, sin artificios ni adornos, transmitiendo lo que quiere transmitir (no parece haber sido escrita hace más de cien años), la perspectiva londinense sobre la civilización es inquietante, pesimista y quizás más realista de lo que nos gustaría creer. La vulnerabilidad de los cimientos sobre los que se construye nuestra propia existencia es alarmante. Una vez que el mundo desaparece tal como lo conocemos, las generaciones futuras, que no tienen todo ese conocimiento, regresan a un estado de tabula rasa: brutal, ignorante, supersticioso, ni siquiera el lenguaje permanece inalterable, evolucionando hacia algo gutural, sin adjetivos, básico y corrupto. Todo lo que hoy damos por sentado deja de existir. ¿Qué son los millones? ¿Qué es la educación? ¿Qué es una dama? Abuelo, no uses palabras extrañas. Abuelo, no entiendo lo que dices. El viejo llora recordando lo que una vez fue y probablemente nunca volverá a ser. Trata de transmitir a estos niños la existencia de un mundo que nunca podrán comprender, porque su imaginación, su aprendizaje, su inteligencia, no es suficiente para evocar las imágenes.

Información sobre la editorial

Libros del Zorro Rojo

Libros del Zorro Rojo es una editorial independiente nacida en Barcelona y especializada en el desarrollo y publicación de libros ilustrados para niños, jóvenes y adultos. Desde su fundación en 2004, Libros del Zorro Rojo se ha consolidado como uno de los principales editores de obras ilustradas.